Impresiones de Super Mario Galaxy

La nueva aventura de Mario lo pone todo patas arriba.

No puedo empezar comentando otra cosa: la cámara es perfecta. Y es que lo más temía de Super Mario Galaxy eran los problemas de cámara derivados del peculiar estilo del juego, en el que nos movemos por microplanetas (estilo El Principito) de manera que la gravedad nos mantiene pegados a ellos mientras la cámara gira a su alrededor. Esto produce que a veces Mario esté “en el techo”, en la parte de arriba de la pantalla; o corriendo por un lateral, o vete tú a saber. Es alocado, divertido, y sin fallos, algo que sorprende muy especialmente al tratarse de una versión inacabada del juego.

Gráficamente, deja en evidencia a títulos que deberían ser -al menos en teoría- más potentes en este aspecto, mostrando diseños coloristas, con todos los planetas viéndose en la profundidad del espacio llenos de efectos de iluminación, y siempre bien redondeados y texturizados, con especial atención a los jefes finales que pueden verse en la demo, como el pulpo escupefuego o la araña mecánica gigante (no tuvimos ocasión de preguntarle a Iwata si el cine de Will Smith ha influido -negativa o positivamente- en el equipo de desarrollo de este juego).

Los planetas van desde los minúsculos hasta los más grandes, donde literalmente uno está a punto de marearse durante un microsegundo al ver que en realidad estaba al revés (o no), llenos de enemigos y objetos. El control es sencillísimo, al usar el stick analógico del nunchaku para movernos y el botón A del Wiimote para saltar. No hace falta nada más, salvo agitar el mando remoto para hacer que Mario gire sobre sí mismo (ideal para noquear enemigos) o proyectarlo a través de las estrellas-lanzadera que le envían de un planeta a otro.

Además, mientras jugamos, hay en pantalla un puntero, con el que al pulsar el botón B recolectamos ítems, o interactuamos con el entorno, como haciendo sonar unas campanas. Y es que el juego presenta una interesante combinación de un sistema de juego tradicional con las posibilidades que abre el mando de Wii, respetando lo que es un plataformas al uso pero añadiéndole nuevos elementos interactivos.

La demo resulta, por desgracia, extremadamente fácil, y no supuso problema alguno superarla satisfactoriamente, y muy pocos a los asistentes de prensa general algo más talluditos y que reconocían no haber jugado demasiado (aunque a saber hasta qué punto es cierto) a la cosa esta de los videojuegos. Es normal que la dificultad en las demos sea más baja que en la realidad, aunque sabemos que la intención de los desarrolladores es la de ofrecer un juego de Mario accesible a todo el mundo, como ya hicieron con New Super Mario Bros., que, la verdad, es demasiado fácil para cierto sector del público.

En definitiva, jugamos una vez, fuimos a probar otros títulos, y volvimos a jugar… así varias veces, porque, esto es innegable, éste era uno de los mejores juegos de los que se podían disfrutar en el evento de Londres, y está llamado a ser uno de los grandes del catálogo de Wii… no sólo por el nombre, sino sobre todo por méritos propios. Esperamos que el proyecto se desarrolle convenientemente y llegue a las tiendas lo antes posible.

Explore posts in the same categories: Consolas y Videojuegos, Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: